El mundo de la educación ha sido respetado y devaluado a partes iguales durante toda su existencia. No obstante, independientemente de la cultura sobre la que estemos hablando, existen algunos factores que ponen en común a sistemas de enseñanza que serían completamente opuestos en otros muchos sentidos. Así, la tendencia de las últimas décadas hace que el aprendizaje significativo y la competencia digital jueguen un papel principal en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que el objetivo principal es, en teoría, que el alumnado solucione los problemas de su día a día haciendo uso de los conocimientos adquiridos. En este sentido, el valor práctico de la teoría que sus alumnas y alumnos aprenden será la mejor carta que un docente podrá usar en clase.

“Lo aprenderán en el aula si le ven utilidad fuera de ella”

El problema es que el alumnado no siempre recibe la información de la forma que nos gustaría, ya que sus niveles, necesidades e intereses son muy diferentes entre sí. Por eso, los docentes necesitan adecuar todos recursos que tengan a mano para captar la atención de su público. El soporte y el canal de comunicación serán, por tanto, dos elementos cruciales en este proceso.

El ecosistema digital que envuelve al alumnado

Ahora bien, las alumnas y alumnos viven en un entorno eminentemente digital que les permite acceder a contenido de gran interés, comunicado, además, de manera atractiva. Los “youtubers” e “instagrammers” no hacen otra cosa que compartir contenido sobre diferentes temáticas, presentadas de una forma adaptada al soporte virtual y el canal de comunicación que los jóvenes acostumbran a usar diariamente. Entonces ¿por qué no adaptamos nuestro entorno de aprendizaje de manera que genere un aumento en la atención de los niños y niñas? El problema no es, necesariamente, el formato analógico, sino usarlo de manera exclusiva.

La innovación: la mejor alianza para los docentes

La realidad, al fin y al cabo, es que los docentes debemos actualizarnos al ritmo de la innovación, y esta vuela. Vuela tanto como las fáciles conexiones entre países que permiten los vuelos low-cost y la necesidad que han tenido los docentes de aprender el inglés que muchos de sus alumnas y alumnos ya habían tenido la oportunidad de aprender en esos viajes. Pero ese requisito que afloró en las escuelas hace pocos años (los famosos B2 o C1 de inglés u otros idiomas) son algo que ya se da por hecho en muchos centros educativos. Si no lo tienes, no entras (o no te quedas).

La competencia digital en la educación

Ahora el desafío está llegando por otro frente. Una marea que está cubriendo el sector empresarial y que se está adentrando rápidamente en el educativo: las competencias digitales. Más concretamente aquella que tiene que ver con los docentes, que son los que están en desventaja con sus alumnas y alumnos (ellos ya viven en esa realidad digital). La competencia lingüística ya supuso un imprevisto importante dentro de las escuelas, pero la necesidad de formarse en competencia digital docente no debería sorprendernos. Ya podemos conectar nuestro smartphone en cualquier sitio, acceder a información ilimitada a través de este y las empresas están demandando mano de obra capaz de operar a través de la tecnología. Lo que antes podían ser pistas, ahora son realidades que deberíamos tener muy en cuenta.

Proyecto AoniaLearning: competencias digitales para docentes

Por ese motivo, AoniaLearning está desarrollando un proyecto educativo en el que los docentes tendrán la oportunidad de adquirir y reciclar su conocimiento en relación a las competencias que más demanda tendrán en los próximos años, porque la figura de quien enseña no desaparecerá, pero si todo lo que le rodea. Por ello, y porque las tendencias a nivel internacional así lo están demostrando, es un buen momento para adelantarse a los acontecimientos.

Tanto docentes en activo como futuros docentes, tienen la oportunidad de formarse en competencia digital docente y formar parte de una red de aprendizaje que está creciendo a nivel global. Algunos optarán por aprender a usar las herramientas de Google, otros se decantarán por aprender las de Microsoft. Otros docentes estarán interesados en formase en Ciberseguridad para enseñar la protección de datos personales a sus alumnas y alumnos y otros querrán iniciarse en las habilidades STEAM. Cada uno con su nivel e intereses se estará preparando para el cambio digital que se está gestando.

Y a ti, ¿te gustaría formar parte de la comunidad internacional de docentes de AoniaLearning?