Antes de empezar con los pasos de creación de un blog educativo, es necesario que te hagas las siguientes preguntas: ¿Qué contenido quiero publicar? ¿A quién va dirigido? ¿Cómo voy a organizar el contenido? ¿Qué aspecto quiero que tenga mi espacio?

Si ya tienes claro que quieres abrirte un blog, es hora de comenzar a estructurar tu espacio personal. Para ello, tienes que tener claro cuáles van a ser las temáticas más habituales de las que vas a hablar y conviértelas en categorías. Ten en cuenta que también podrás crear subcategorías. 

Cómo crear un blog educativo

Otra forma de organizar el contenido es a través de las etiquetas que destacan lo más importante que se ha tratado en el texto. Una etiqueta actúa de manera independiente a la categoría y no se ajusta a una sola categoría. Puedo utilizar la etiqueta de Lengua en un artículo que sea de la categoría de Primaria y otro artículo que contenga la etiqueta de Lengua puede estar dentro de la categoría de Secundaria. 

Establecida la diferencia entre etiqueta y categoría, es hora de acercarte otros dos términos que son muy importantes a la hora de trabajar con blogs. Éstos son las páginas y las entradas. La principal diferencia es que la página es estática, muestra siempre el mismo contenido mientras que las entradas son publicaciones que se ordenan de manera cronológica. 

Las páginas son también una parte importante de tu blog educativo. Es recomendable tener, al menos, las dos que te presentamos a continuación:

  • Sobre mí / Quién soy / Acerca de: En este espacio podrás presentarte, decir a qué te dedicas, qué objetivo buscas con el blog. 
  • Contacto: Si lo que quieres es crear una red de contactos, comunicarte con lectores o saber qué opinan de tus contenidos, puedes crear un formulario de contacto y/o agregar tus datos para que tus lectores sepan dónde pueden encontrarte (correo electrónico, redes sociales…).

Conociendo la diferencia entre una página y entrada, es hora de seguir configurando el esqueleto de tu espacio personal. Para ello, es importante que tengas claro la configuración de tu menú principal. Lo ideal es que incluya la información más destacada bien organizada y jerarquizada. 

Otro aspecto importante que puede enganchar a los usuarios para que se conviertan en lectores asiduos y recurrentes (o espantarles) es la configuración de colores y fuentes. En estos entornos, menos es más, siempre. No busques recargar la página con colores, imágenes y letras llamativas y que dificulten la vista y la lectura. Escoge colores que permitan leer bien el contenido y un tipo de fuente que sea de fácil lectura en todos los dispositivos. Nuestra recomendación es que visites diferentes blogs educativos, los analices y decidas ir agregando aquello que te guste y eliminando aquello que te disguste o que no te convenza. 

Con todo ya decidido, es hora elegir la plataforma en la que quieras alojar tus contenidos. Las opciones son múltiples: WordPress, Edublogs, o Blogger, en otras otras. En otro artículo analizaremos los gestores de contenidos ideales para alojar tu blog educativo.

Si quieres aprender más sobre herramientas digitales y desarrollar tus competencias digitales docentes, te esperamos en AoniaLearning.

Suscríbete ahora a todo el catálogo de cursos

Suscríbete con un tutor que te guíe