Desde hace unas semanas, en España el coronavirus vuelve a ser protagonista. Numerosas ciudades ya han impuesto el uso obligatorio de mascarillas y las restricciones han vuelto. La dificultad de controlar la pandemia va a marcar el curso 2020-2021 y los centros educativos (de todos los niveles) ya están tomando medidas. 

La más generalizada parece ser la de utilizar un modelo híbrido, especialmente en el ámbito universitario. Este modelo combina la parte presencial con la online y es ampliamente utilizado en educación superior ya que permite combinar el desempeño profesional, el estudio y la conciliación familiar. 

Sabiendo que tanto alumnos como docentes van a tener que hacer un uso masivo de los entornos digitales, es necesario recordar la importancia de utilizar criterios de seguridad digital ya no solo a la hora de navegar por la red, sino a la hora de seleccionar aplicaciones y recursos para el aula y ser capaz de detectar e identificar prácticas digitales de riesgo como pueden ser el ciberbullying y/o el abuso digitales para mantener la salud emocional y física. 

Salud y seguridad en entornos digitales

Seguramente como docente, te han surgido durante los últimos meses algunas preguntas relacionadas con la seguridad digital: ¿Qué criterios debo seguir para seleccionar fuentes fiables en función de la etapa? ¿Cómo puedo enseñar a mi alumnado a identificar riesgos en internet? Y, por supuesto, no debemos olvidar a las familias que ahora más que nunca forman parte activa del proceso de enseñanza-aprendizaje y su involucración ha de ser máxima debiendo trabajar con ellas, la identificación de prácticas digitales de riesgo y cómo poder evitarlas. 

De hecho, una de las primeras prácticas que deberían hacer las familias sería la de activar y configurar el control parental en las aplicaciones que más se utilizan. De hecho, hace unas semanas en Aonia Nueva Educación, explicábamos cómo configurar la privacidad y el control parental para hacer de TikTok un entorno seguro.

Prácticas seguras en entornos digitales

Algunas de estas prácticas seguras en entornos digitales implican lo siguiente:

  • Creación de listado de recursos curados: La curación de contenidos implica filtrar, agrupar y seleccionar la información utilizando diferentes fuentes. Algunas herramientas que nos permiten curar contenido son: Buffer, Feedly, Flipboard o Pocket.
  • Evitar listas de reproducciones automáticas. A la hora de compartir contenido audiovisual, centra la atención en aquello que quieras. Revisa que lo que estás compartiendo es el vídeo de manera individual y no la lista de reproducción. Esto crea distracciones. 
  • Mejora la gestión de tiempo y evita la procrastinación. Seguro que más de una vez has entrado en internet con las ideas muy claras y has acabado viendo vídeos de gatitos en YouTube. ¡A mí me pasa muchas veces! Si esto no te he pasado, el mejor ejemplo de procrastinación es elegir qué vas a ver en Netflix y al final terminas revisionando una serie o película. Evita todo esto, organizándote, estableciendo tiempos y teniendo muy claro lo que quieres hacer para evitar distraerte y acabar divagando.

Por último, no olvides cuidar la salud mediante buenos hábitos de higiene postural, buena iluminación y siempre teniendo una buena actitud para desarrollar mejor las tareas. Estos buenos hábitos servirán para cuidarte y cuidar a los demás. 

Aprovecha el periodo de vacaciones para profundizar y prevenir situaciones como la que estamos viviendo con el itinerario #SoyCompetenTIC.

¡Di #SoyCompetenTIC!

También puedes seguirnos en Twitter, Facebook e Instagram. ¡Nos vemos en la red!